E-commerce y coronavirus: qué están haciendo las empresas ahora

PorLucía Montero Rodríguez

E-commerce y coronavirus: qué están haciendo las empresas ahora

Comparte este artículo

Comercio online y coronavirusEs un hecho consumado que el coronavirus ha forzado el cierre de multitud de negocios por el estado de alarma. No obstante, otras empresas han encontrado en el e-commerce una posible tabla de salvación, o al menos lo intentan. Repasemos algunos ejemplos.

Haz tu compra desde casa

Esta solución parecía la ideal para el confinamiento, pero ha propiciado que casi todos los hipermercados estén desbordados. Algunos, como por ejemplo Carrefour, avisan que dan prioridad a colectivos determinados (personas mayores, embarazadas…). Pero incluso así, han tenido que poner colas virtuales para ser atendidos. En estas situaciones, hay quien te informa del tiempo de espera y/o de las personas que tienes por delante.

Cola de espera virtual para supermercado online

Eso, nos guste o no, lo podemos entender, porque nadie estaba preparado para esta situación. Vayamos a otro modelo, por ejemplo, El Corte Inglés/Hipercor. Al entrar en la web de su e-commerce, en este caso supermercado, lo primero que vemos es un aviso para consultar o reservar el día y horario de llegada de la compra. Hasta ahí, parece lógico.

Sin embargo, al entrar en el enlace Horarios de entrega todo aparece completo y el sistema ni siquiera te da la opción de avanzar en el tiempo. Pero es que, si esperas a que pasen unos días para ver más horarios, tampoco hay forma.

Podríamos pensar, pues nos aguantamos y ya está y podemos hacerlo. Pero lo que no tiene lógica ninguna es que estén bombardeando con emails diarios y el lema #Estamosatulado indicando que te llevan la compra a casa. Así no puede ser, dan prioridad a colectivos en riesgo, pero solo en sus tiendas físicas, en la online no hay posibilidad.

El Corte Inglés no gestiona bien su e-commerce

Afortunadamente, el colapso de las grandes está beneficiando a pequeñas empresas que se están dando a conocer y responden con efectividad. Tal es el caso, por ejemplo, de Sevilla a tope.

Sevilla a tope, e-commerce eficiente

Esta empresa llama la atención porque además de encontrar su nicho, ha sabido aprovechar la situación para forjar alianzas win-win. ¿Cómo lo han conseguido? Incorporando en su tienda online los dulces típicos de las Hermanas Clarisas. De esta forma, se benefician dos organizaciones. Por un lado, el e-commerce incorpora una nueva gama de productos y el Convento puede seguir con su actividad y generar ingresos, ahora que las personas en su día a día no puedan acercarse al torno.

Una de cal… y otra de arena

Aunque acabamos de ver empresas que se adaptan y ofrecen soluciones con mayor o menor éxito, también hay quién no actúa de manera correcta.

Veamos por ejemplo otra empresa local: Sevilla secreta con sus conciertos a la luz de las velas. Hasta hace muy poco y desde antes que empezará el confinamiento, era común ver su publicidad en el timeline de Facebook. Sabiendo que debemos quedarnos en casa y que no sabemos cuándo podrán retomarse este tipo de actividades, no tiene sentido seguir mostrando el mismo anuncio una y otra vez.

También hay que saber cuándo parar a tiempo ya que puedes crear una crisis que luego puede ser difícil de gestionar. Eso es lo estuvo a punto de ocurrirle a Kampaoh. Este glamping, el 13 de marzo cuando ya había recomendaciones oficiales del gobierno, realizó la siguiente publicación:

Ejemplo de mala actuación de Kampoh

Ante la multitud de comentarios negativos, que por cierto fueron todos eliminados, decidieron cancelar las reservas, acatar recomendaciones y editar el texto asociado.

Conclusiones

Aunque en este artículo solo se han expuesto algunos ejemplos, seguro que en vuestro día a día, habréis visto más actuaciones que aplaudir o abuchear. ¿Os animáis a compartirlas?

Acerca del autor

Lucía Montero Rodríguez administrator